Mundo real

Regresemos al tono de diario. Fotografías de reflexiones cotidianas.

Cuando tengo fe, el mundo real pierde un poco de materialidad. Sí creo, en mis momentos más espirituales, que uno genera su propia realidad y, en ese sentido, que basta con decidir la dirección en el que deseas proyectar la luz para que se abra ahí un camino. Entonces me siento confiada y creo firmemente que todo va a salir bien, que no me faltará trabajo, que todo es un círculo virtuoso de abundancia y que mi único trabajo es representar mi deseo y alinear bien mi acto, mi corazón y mi palabra.

Hay otros momentos en los que pierdo la fe y el mundo real comienza a oprimirme. Y es que es verdad que vivimos en un mundo espantoso lleno de injusticias y dinámicas de mezquindad y carencia. Entonces me inunda el miedo y me paralizo.

Soy consciente de que la primera modalidad puede ser no sólo ingenua sino peligrosa, porque de eso a decir que «el cambio está en uno» hay un solo paso. Sin embargo, en este momento tengo fe y, si les soy honesta, prefiero darme en la madre con fe que quedarme petrificada en el desconsuelo.

Hay otra palabra que abre una brecha: aprendizaje. Me vaya bien o me vaya mal, algo habrá que aprender ahí y eso ya crea un espacio para la gratitud.

Anuncios

Un pensamiento en “Mundo real

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s