Desacomodo

Como no tengo nada claro qué decir, mejor no digo nada. Salvo porque en mi cabeza las palabras siguen apareciendo, sin descanso, intentando acomodarse.

La verdad nos hará libres, dice la Biblia, lo que no termina por quedar claro es si la verdad es verbal. Tal vez la verdad llega cuando aprendemos a callarnos desde el centro. Tal vez la verdad es el puro despliegue de los hechos, sin intención, sin certeza, sin matiz, sin réplica.

No sé, a veces escribir se parece a cantarse a uno mismo una canción de cuna. Entonces escribir se siente como algo verdadero, aunque todo lo que se escriba sea falso y, aunque al cerrar el cuaderno, todo se desacomode otra vez.

¿Por qué incomoda tanto el desacomodo? Detrás de esta nube densa de significantes, un perro duerme y hace sol y todas esas cosas. Pero la nube, pero la palabra. Cómo echo de menos todasesascosas.

 

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s