Contemplación

Estaba leyendo un poema y de pronto fue como entender un colibrí o algo que se mueve rápido y pesa poco y se muere pronto.
 
Me dieron ganas de llorar. No acostumbro entender cosas ligeras.
 
¿Y si el saber no tiene que parirse, si se desgrana de tan lleno y tan jugoso?
 
Dije saber pero pude haber dicho vida.
 
Las dádivas de la contemplación son un mito hasta que un día, quién sabe a causa de qué destino o accidente, se para una catarina en tu mano y te das cuenta que estás listo para entenderla. O hasta que alguien habla y por primera vez, escuchas.
 
El arte es un intento de enjuagarse los sentidos.
Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s