Olvídate de los testigos.
Olvídate de sus miradas miopes, astigmáticas, iluminadoras.
Olvídate de los adjetivos, esas máscaras descarapeladas.

Basta. Nadie puede decirte. No importa.

¿Cómo suena las ciudades?
¿Cómo suenan los ríos y los pájaros?
¿Cómo suena la selección de palabras: ciudades, ríos, pájaros?

Cuidado con precipitarte a contestar las preguntas.
Suenan. Cualquier agregado es acuarela.
Suenan. No olvides que suenan.

Olvídate de decir. De decirte.
No dejes pasar el desayuno por decirte.
No te enredes.
Las formas son sirenas que seducen y enloquecen.
No te tires al mar.

De cualquier manera,
cuando los ojos se deslaven y las lenguas se distraigan
con otras lenguas
seguirás aquí.

Ponte de una buena vez a cortar la fruta.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s