Decires

Padre pregunta: ¿Cómo está mi inercia biológica?

Héctor conjetura: Creo que estás deprimida.

Mauricio dice: Cualquier estatuto de Verdad tiene estructura psicótica.

Víctor dice: No evolucionamos para estar solos. En epidemiología, la soledad prolongada muestra ser un factor de depresión y ansiedad. Si la soledad es formativa lo es sólo en tanto momento; un pequeño paréntesis de intimidad para luego volver a salir.

Gio dice: ¿Has visto cómo duermen los perros con otros perros?

Eric dice: Hoy no puedo, tengo evento.

Roxanna llama. No contesto.

(¿El paréntesis de intimidad abre o cierra?(

Diego canta: Cierra ya los ojos y mira para adentro. Confundo la letra mientras lo acompaño: Abre ya los ojos y mira para… ¿afuera? No, para adentro, corrige Diego. Nunca dejas de mirar para adentro.

Mauricio dice: Todas las variantes del mito son el mito.

David no dice nada. Es importante escucharlo al pie de la letra, no caigamos en la tentación de llenar los huecos con fantasmagorías.

Lalo escribe: Estoy listo. Angélica y yo vamos a ayudarle a sacar sus cosas de la casa de su exnovia. Avanzamos en fila hasta mi casa cargando tres maletas, un violoncelo, un ukelele y seis abrigos. Lalo no habla pero sus ojos sí y contagian a los míos.

Angélica canta: Caminando, caminando, vamos caminando hacia el sol. Caminando, caminando, vamos caminando hacia la libertad.

Víctor dice: La ontología del ser a menudo olvida que la persona es un serie de momentos más que una construcción fija.

Al final del día, cuando parece que sólo queda el silencio, Esdrújula ladra: Quiere que le dé de comer.

(La Vida siempre tiene la última palabra).

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “Decires

  1. ¿porque lloro al oir tus palabras?, … al oirte decir dulcemente, … “mi vida, un vacio bien pensado”, …
    ¿que? ¿crees que no se?, … ¡que no tengo palabras que gritarte!, … ! si, tus ojos, dos trozos de infinito!!!!
    (El exilio, la soledad, millares de palabras leídas, la muerte sentirla en el cuerpo me ha costado para saber esto que actúo es tan ridículo, … cada cuento de hadas tiene su villano)
    Al fin ví en el silencio que en esta vida no hay sobrevivientes, y yo al menos ya no tengo tiempo, ya no hay tiempo, …
    y aun se, sin saber, en un tener que creer que de un salto puedo trascender cualquier abismo

  2. Tú me recuerdas el prado de los soñadores,
    el muro que nos separa del mar, si es de noche.
    Tú me recuerdas, sentada,
    ciertos sentimientos
    que nunca se sabe que traen en las alas:
    si vivos o muertos.

    Me quito el rostro y lo doblo
    encima del pantalón.
    Si no he de decir tu nombre,
    si ajeno se esconde
    no quiero expresión.
    Suelen mis ojos
    tener como impresos
    sus sueños risueños

    Tú me recuerdas las calles de La Habana Vieja,
    la Catedral sumergida en su baño de tejas.
    Tú me recuerdas las cosas, no sé, las ventanas
    donde los cantores nocturnos cantaban
    amor a La Habana.

    Esto no es una elegía
    ni es un romance, ni un verso:
    más bien una acción de gracias,
    por darle a mis ansias
    razón para un beso,
    una modesta corona
    encontrada en la aurora.

    Tú me recuerdas el mundo de un adolescente,
    un seminiño asustado mirando a la gente,
    un ángel interrogado,
    un sueño acosado,
    la maldición, la blasfemia de un continente
    y un poco de muerte.

    Silvio Rodríguez.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s