Notas al pie

Whitehead afirmaba que la filosofía occidental no era más que una serie de notas a pie de página de la filosofía de Platón. Conmueve imaginarlo: generaciones enteras de filósofos produciendo, a la luz de una vela o un foco lúgubre, cientos de miles de páginas que sólo pretenden aclarar algo.
Presiento que algo similar ocurre en el amor: nos encontramos y desencontramos a lo largo de los años, platicamos debajo de las sábanas, viendo a la ventana o fumando compartido en un bar ruidoso; nos miramos como quien se mira a sí mismo al mirar al otro y mientras cae la noche esperamos, sin esperar, aquel instante en que aparezca el destello primigenio, la esperanza de antaño, la aclaración pertinente o el revire dialógico que nos permita rezurcir una vez más el sentido y ampliar el repertorio de qués, de cómos, de porqués.
Pienso en aquellos íconos de la historia que supieron hacerse daño: Sartre y Beauvoir, Kahlo y Rivera o quienquiera que sea, ¿no eran todas sus obras, todos sus desgarros, sus gritos, notas al pie de una intuición breve? Quizá nuestro único pecado sea ser hijos del tiempo y estar condenados a olvidar, continuamente, la sabiduría del instante.

Anuncios

Un pensamiento en “Notas al pie

  1. Nereisima, creo que tu ves algo, percibes algo, que de alguna manera quieres resolverlo con palabras, y es como una sabiduria escondida que es necesaria descubrir. Y creo que estan todos los elementos en tu escrito, esta el Olvido , pero es el olvido del cuerpo, donde se gesta el deseo, como lo explica Deleuze, … pues en el cuerpo es donde se gesta la sabiduria del instante, Yo soy mi cuerpo, … entonces al dar cuenta de nuestro cuerpo, todos los “nos encontramos y desencontramos” se alejan de los laberintos de la psique, y pasan a lo real, que es el tantra, y el conocimiento profundo de lo que se produce en la cama, en el ver real (y no en las miradas), en la imposicion de las manos, en el sentir la vibracion de la voz de tu pareja en tu pecho, en el percibir la presencia de tu amado a traves del olfato, y el conocimiento de todas las sensibilidades olvidadas. Y su olvido es terrible porque nuestra vida se sustenta en actos fundamentales, centrales que en el momento que se manifiestan, son interpretadas por las parcas herramientas de nuestro pensamiento, nulas tomas de consciencia, de como interpretamos el dolor en la enfermedad, o el orgasmo de 5 segundos, o el delirio de una droga, o la ansiedad de una abstinencia. La interpretacion de nuestro tiempo es la del desprecio y la muerte, en lugar de usar la vida que proporciona la tierra, donde el dolor es un abismo es una constelacion en el cielo, donde el orgasmo no se logra porque no existe ningun tipo de ansiedad para crearlo, sino que es una perscepcion de la suma del placer de cada atomo de tu cuerpo, donde el delirio son otros mundos, y la ansiedad es nada. Tu Cuerpo, mi cuerpo, (que es el olvido de los hijos de este tiempo )y hay que recobrarlo, hay que acordarlo, acordarnos de los orgasmos y el dolor. Acordarnos de todos los olores del universo. Los ques, porques y comos, reducidos al acto de ser en tu piel.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s